Blog Colmena Interactive

← regresar

Estrategia de contenidos digitales: paso a paso

Escrito por colmena el 13-07-2016 09:38:46

 

Todos nos hemos topado con gente que habla mucho pero no dice nada, y después de varios minutos de escuchar, lo que queremos es escapar para terminar el martirio. Lo mismo pasa cuando las marcas se enfocan en publicar sólo por publicar sin tener en cuenta la calidad, el tono, la frecuencia, los formatos, y demás objetivos de una estrategia de content marketing.

Errores que debes evitar al crear contenidos

Por eso, para que empaten tus objetivos de negocio con tus objetivos de comunicación, te recomendamos seguir los siguientes pasos al elaborar una estrategia de contenidos digitales para tu marca.

Paso #1 –  Define qué quieres lograr

Define qué quieres lograr

No puedes emprender una ruta sin saber a dónde quieres llegar. Así que antes de darle clic en Publicar en Facebook o en tu blog, define los objetivos que deseas lograr con tus contenidos, por ejemplo:

  • Posicionar la imagen de  tu marca en mercados clave o dentro de tu sector.
  • Orientar el tráfico hacia tu sitio web.
  • Aumentar las ventas de tus productos o servicios.
  • Dirigir a los usuarios hacia tu landing page o a un formulario de contacto para concretar ventas.

Estos objetivos son determinantes para trazar el camino de tu estrategia de contenidos, pues ayudan a definir las herramientas y medios más adecuados para cumplirlos. De igual manera, estos deben ir ligados a tus objetivos de negocio y, sobre todo, debes implementar métricas para evaluar el desempeño de tu estrategia.

Paso #2- Elige a quién le quieres hablar

Elige a quién le quieres hablar

El llegar a las masas es un mito; define quién es tu público meta y alinea tu mensaje al perfil de los usuarios que te ayudarán a lograr tus objetivos.

Para precisar las características de la audiencia, tienes que reunir la mayor  información posible acerca de tu consumidor ideal a través del monitoreo de sus redes sociales y comportamiento de consumo para conocer sus gustos, intereses y formatos  comunicativos que más captan su atención.
Al hacer esto, sabrás cómo hablarle y con qué ayuda visual los engancharás mejor, como puede ser un GIF, una infografía o una imagen espectacular.

En este paso es muy útil el desarrollo de “buyer personas”, un ente ficticio que se utiliza para representar a los diferentes segmentos de clientes a los que se dirige.

Los aspectos más importantes para conocer a la audiencia son:

  • Tipo de contenido que comparten, tomando en cuenta los formatos, tonos, diseño, etcétera.
  • Tiempo destinado al contenido.
  • Canales de comunicación que más utilizan.

Paso #3-  Recopila información valiosa

Recopila información valiosa

Ya que se conoce el tipo de persona a las que se dirigirá el contenido, se puede hacer una lluvia de ideas sobre los temas que se pueden abordar.

Las ideas pueden estar escondidas en cualquier lugar, por lo cual es recomendable investigar qué les llama la atención, qué está haciendo tu competencia y qué contenido ya existe de temas que quieres publicar.

Mientras más tiempo se dedique a la investigación, será más fácil desarrollar los temas que abordará tu estrategia de contenidos de una manera creativa y genuina.

Este paso también es importante para determinar los contenidos y formatos que más se adapten a la marca, de manera que sea de interés para la audiencia y se ajuste a los recursos de la empresa.

Paso #4- Cura contenidos afines a tu estrategia

Cura contenidos afines a tu estrategia

Este paso se refiere a la posibilidad de nutrir tu contenido con otro ya existente, el cual puede ser propio o de otra fuente. Para esto se puede buscar contenido similar a lo que se planea desarrollar o que aborde la misma temática.

La clave de esto es no hacer una copia de lo que se tomó como referencia, sino tratar de superarlo: ya sea actualizándolo, complementándolo o presentándolo de una manera más atractiva.

Paso #5- Ejecuta un plan editorial

Ejecuta un plan editorial

Los contenidos no se crean por arte de magia: se requiere una estructura logística para que tanto forma, fondo y formato estén completamente alineados.

En el desarrollo del contenido, existen algunos puntos que se deben tomar en cuenta:

Creatividad

¡No te limites! Lleva tu mensaje un paso más allá de lo que todos hacen y procura innovar con tus contenidos.

Como punto de partida siempre es bueno escuchar lo que tu audiencia pide, identificar sus necesidades y responder creativamente a través del contenido.

Aquí entra en juego la personalidad de la marca, así que debes establecer un tono único y diferenciador que esté presente en todas tus piezas comunicativas. No es necesario seguir un formato, sino adaptar los ya existentes a la marca y a la audiencia para crear experiencias en lugar de sólo productos.

Copywriting

Este es un aspecto importante para llamar la atención de los usuarios y va de la mano con la creatividad, pues al decidir los títulos o las frases más impactantes del contenido entra en juego el nivel de creatividad para atrapar la atención del público con pocas palabras.

Al redactar no basta con utilizar términos genéricos para informar de qué se va a hablar, sino que se necesita ingenio para captar la atención de los espectadores, seduciéndolos e incitándolos a consultar el contenido. Es importante que se utilicen las palabras clave que se espera que la gente asocie con la marca.

Una recomendación es redactar como si estuvieras platicando con alguien; de esta manera, lograrás una mayor cercanía con tu audiencia.

Mientras más sencilla y clara sea la redacción, más personas se acercarán a leerte, pues a nadie le gusta tardar demasiado intentando descifrar algún contenido. Siempre procura involucrar al lector con preguntas, son una útil herramienta de persuasión, ¿no crees?

Finalmente, nunca te enfoques únicamente en tus beneficios; sé creativo y muéstrale a tu público cómo ellos saldrán beneficiados y obtendrán algo de valor de tu contenido.

Diseño

Al igual que con el copy, el diseño del contenido es muy importante, y necesita adaptarse tanto al interés de los usuarios como a la imagen de la marca.

Este es uno de los elementos principales para lograr atraer a la gente, pues las personas hacen un breve escaneo por los contenidos y sólo se detienen a revisar aquellos que logran captar su atención.

Para cautivarlos y provocar que comprendan el contenido rápidamente, lo más práctico es usar poco texto y acompañarlo de elementos visuales atractivos y coherentes con el tema.

El diseño es también una herramienta para destacar aquello que quieres que vea tu audiencia o hacia dónde quieres dirigir su atención.

Paso #6- Promociona y optimiza

Promociona y optimiza

Al terminar tu contenido, difúndelo y promociónalo para optimizar su alcance e impacto.

Para lograr esto existen diferentes caminos: en primer lugar se debe elegir el canal adecuado para difundir el contenido, así como el momento, la duración y el presupuesto disponible para promoción.

Después de aclarar estos puntos se puede tomar la decisión a través de diversas herramientas como la compra programática, las redes sociales y los correos electrónicos, entre otros medios.

El medio de promoción depende del objetivo del mismo, así como de los recursos disponibles. Una manera de invertir menos recursos en difusión y obtener buenos resultados radica en incluir palabras clave en tu contenido para facilitar su búsqueda, adaptarlo para distintos canales y revisar su desempeño para implementar mejoras.

Paso #7- Mide los alcances

Mide los alcances

Define tus resultados esperados desde el inicio para establecer una herramienta que permita medir los factores que necesitas.

Hay métricas cualitativas y cuantitativas disponibles según lo que se quiera medir; sin embargo, debes trazarlas desde que se publica el contenido para seguir su ruta de progreso.

Cada tipo de contenido debe tener una métrica específica dependiendo de lo que se espera conseguir, ya sea el número de visitas, de descargas, de reproducciones, etcétera.

Al seguir estos pasos en la creación de contenidos, el enfoque se dirige hacia la calidad de productos que se ofrecen, lo que aumenta la eficacia de los mensajes que se transmiten a través de los diversos canales, volviéndose una herramienta muy útil para conseguir captar y dirigir la atención de los usuarios hacia tu marca.

Todos esto recursos pueden hacer más eficiente el contenido de una marca, y una buena forma de aplicarlos es la regla 70/20/10. Esta consiste en invertir el 70% de los recursos en las cosas que ya funcionan, como publicaciones en redes sociales, el 20% en contenido con mayor valor, por ejemplo e-Books, concursos, eventos, entre otros; y finalmente el 10% para experimentar y probar cosas nuevas, así se podrán descrubrir nuevas formas de presentar el contenido y encontrar cuáles son las más eficaces.

¿Conoces a alguien a quien le interesaría este artículo?
Abajo encontrarás nuestra barra de redes sociales para compartirlo.

Nuevo llamado a la acción